Páginas

jueves, 23 de febrero de 2017

Antonio Díaz reseña Beyond Redemption, de Michael R. Fletcher

Antonio Díaz sigue ofreciéndonos magníficas reseñas. En este caso, nos habla de Beyond Redemption, de Michael R. Fletcher, un libro que confieso que no conocía pero que ahora tengo una necesidad imperiosa de leer. ¡Espero que a vosotros también os guste!

Banda sonora de la reseña: Antonio sugiere leer esta reseña escuchando Beyond Redemption, de Him (Spotify, YouTube).

Beyond Redemption no es la primera novela de Michael R. Fletcher, ése puesto está reservado a 88, una novela de ciencia ficción donde las Inteligencias Artificiales han sido sustituidas por humanos que sacrifican sus vidas para convertirse en computadores. Un planteamiento intrigante (aunque haya sido visitado anteriormente, por ejemplo en los mentats de Dune) y que genera más interés tras ver lo bien que maneja el autor los trastornos mentales y de personalidad en Beyond Redemption. Porque si de algo va la novela reseñada hoy es de gente loca. Muy loca. Me atrevería a decir que en todo el libro no hay nadie dentro de la definición de “cuerdo” más abierta posible.

En Beyond Redemption, la voluntad de las personas puede imponerse sobre la realidad, redefiniéndola. Si en una ciudad todo el mundo piensa que cruzarse con un gato negro te dará mala suerte, así será. Siguiendo esa lógica, la religión adquiere un poder especial. La fuerza de la fe de sus seguidores influye directamente en la realidad a su alrededor. Megalómanos de todo tipo buscan crear religiones para poder cambiar el mundo. Literalmente. Por otro lado, una única persona lo suficientemente desquiciada, que crea con absoluta convicción algo, podrá por sí misma alterar la realidad. Son los llamados Geisteskranken (y la novela está llena de ellos).

El planteamiento de la novela se inicia con una religión en auge, los Geborene Damonen, que han decidido utilizar el poder de la voluntad de sus fieles para crear un nuevo dios. Será un dios engendrado por los hombres y que les convertirá (al menos en teoría) en la religión más poderosa del mundo. Mientras tanto, tres mercenarios, ladrones, asesinos, malas personas en general descubren esos planes y deciden raptar al dios en potencia para pedir un rescate y hacerse ricos. ¿Qué podría salir mal?

Uno de los puntos más potentes de la novela es el worldbuilding. Sólo con decir que Fletcher ha creado una rica wiki para permitir al lector complementar lo que aprende en la novela debería ser suficiente. Es un mundo oscuro y sucio donde los más locos y desquiciados están, paradójicamente, en control y la gente sana y normal se haya a su merced. El autor no se prodiga excesivamente en descripciones, pero lo que se intuye es un mundo que se alza con dificultad aplastado por el peso de los locos que lo habitan.

Lo mejor de la novela es, con diferencia, los personajes. No es que no haya ninguno cuerdo (que no lo hay) sino que tampoco hay ninguno bueno. Todos los protagonistas son gente horrible o simplemente despreciable con la que es muy difícil empatizar. Cada vez que empiezas a identificarte levemente o descubres un fondo suave o que se asemeje a humanidad en alguno de ellos Fletcher te descubre una nueva capa de mugre. Hay mucho de “el mal por el mal” en la novela. Y es maravilloso. El trío de secuestradores en potencia está compuesto por Wichtig, que se cree el Mejor Espadachín del Mundo (y cuyo convencimiento puede provocar que sea cierto), Stehlen, una cleptómana tan buena que la gente olvida que le ha robado (o simplemente la olvida a ella) y Bedeckt, un viejo guerrero con oscuro pasado que invierte su tiempo en evitar que los otros dos se maten y en no matarlos él mismo. Porque los tres se odian con brío y se pasan el día discutiendo y amenazándose. A estos hay que añadir a Konig, el Sumo Sacerdote de los Geborene Damonen, que nota que su final se acerca, porque sus locuras están ganando fuerza y teme que finalmente su mente se derrumbe y acabe con él.

Beyond Redemption es el epítome de la novela grimdark,  algo que lleva a su extremo en numerosas ocasiones. Los secundarios, en los que no entraré en detalle para permitir que el lector se sorprenda con ellos tal y como yo lo he hecho, son para enmarcarlos. Cada uno haciendo gala de su propio autoengaño (que suele derivar en extraños poderes) que, a su vez, define su personalidad.

A pesar de mi entusiasmo, el libro no es perfecto y tiene pequeños detalles que me sacaron de la lectura. Por ejemplo, Stehlen escupe. A todas horas. Constantemente. Raro es el párrafo donde aparece y no lo haga. Y Bedeckt empieza la novela enfermo. Le duele la cabeza y tiene el cerebro como almohadillado con algodones. Fletcher nos lo recuerda también en cada ocasión. El tema de la repetición es algo que quizás me afecte a mi más y otro lector no lo encuentre tan molesto. Por suerte no es lo suficiente para arruinar la experiencia (ni mucho menos) de esta versión oscura de Sanderson (es como si hubieran cogido una de sus novelas y hubieran sacado el negativo, para que todo lo que es claro sea oscuro y todo lo oscuro... más oscuro todavía).

Me gustaría agradecer esta novela a Aitor, de El Último Deseo Fantástico que fue el que me la descubrió en su blog y tuvo la amabilidad de hacerme llegar una copia (firmada y garabateada por el propio autor). Aunque la novela tiene una especie de final donde cierra la mayor parte de los hilos, recientemente se ha publicado una continuación con la que, por supuesto, ya me he hecho.

4 comentarios:

  1. Guau! Que mundo tan interesante y realmente alocado, pero la verdad coherente en cierta forma por como las creencias lo moldean. Me gusta ese aire oscuro Sandersoniano que describe Antonio, es un giro de tuerca interesante. Personalmente el tema de la repetición también me puede llegar a sacar si es tan constante como asegura, pero igualmente la premisa me parece muy apetecible. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. A mí me han entrado unas ganas locas de leerlo. ¡Este Antonio es una ruina! :)

    ResponderEliminar
  3. Excelente reseña Antonio!

    Como ya te comenté por otro lado me alegra mucho que te haya gustado el libro, al final cada uno tiene sus fobias y es bueno ver como otras disfrutan de tus mismas manías :)

    Muchas gracias por la mención también :)

    Saludos a los dos!

    ResponderEliminar
  4. Lo bonito de los blogs y la comunidad es poder descubrirnos libros los unos a los otros, poder comentarlos e intercambiar impresiones. La verdad es que el libro es muy curioso por varias razones (arriba expuestas) y pienso que al que le pique el interés cualquiera de las dos reseñas no pierde nada echándole un vistazo :)

    ResponderEliminar