lunes, 25 de abril de 2016

Antonio Díaz reseña Un cuento oscuro, de Naomi Novik

Antonio Díaz nos trae otra interesantísima reseña, en este caso de Uprooted, de Naomi Novik, una de las novelas que mejores críticas recibieron el año pasado y que recientemente ha sido traducida al español como Un cuento oscuro. ¡Espero que os guste!

Banda sonora de la reseña: Antonio sugiere leer esta reseña escuchando Likpa Zielona, de Ludowa Piosenka (YouTube).

Naomi Novik es una autora americana de origen polaco, famosa por su saga de novelas protagonizadas por el dragón Temerario. En Un cuento oscuro, una curiosa traducción del original Uprooted (Desarraigada), la protagonista absoluta es Agnieszka, una campesina que vive en un valle remoto en una Polonia medieval alternativa.

En la saga de Temerario, Novik plantea un mundo alternativo donde los dragones, enormes e inteligentes reptiles voladores, existen y conviven con los humanos. A pesar de la presencia de dragones, aquella saga se caracteriza por la total ausencia de magia. Estos reptiles son seres pensantes y poseen las clásicas capacidades de los dragones (aliento de fuego, ácido y demás; gran tamaño; capacidad de volar; etc). Sin embargo, no hay ninguna muestra de magia y las Guerras Napoleónicas (momento temporal donde se sitúa la serie) se llevan a cabo con mosquetes, fusiles... y utilizando los dragones como transporte aéreo, mensajeros y naves de combate.

En Un cuento oscuro la escritora da una vuelta de tuerca total y plantea un mundo sin dragones (a pesar de que uno de los personajes principales lleva el sobrenombre de Dragón) pero con mucha, muchísima magia. En los comentarios y entrevistas, la autora declara que buscaba escribir una fábula oscura, como las de antes, pero modernizada. Efectivamente hay mucho de eso en la novela, que es una gran deudora de Ursula K. Le Guin. De hecho, en muchos puntos Un cuento oscuro parece Un mago de Terramar con esteroides. La representación y utilización de la magia es poética pero efectista, especialmente en la primera mitad. En la segunda parte todo resulta más precipitado y no encandila tanto.

Uno de los principales puntos fuertes de la novela son los personajes. Agnieszka, absoluta protagonista (no en balde el libro está narrado en primera persona), está perfectamente perfilada y posee una voz fuerte y clara. No es una jovencita tonta y Novik no pierde demasiado tiempo con componentes románticos innecesarios (tan típicos de la novela young-adult). No quiero decir que no estén presentes, de hecho hay un par de escenas bastante subiditas de tono, pero están bien realizadas y tienen mucho sentido.

Uno de mis secundarios preferidos es el propio Dragón, que es una criatura misteriosa y atractiva. Incluso cuando vamos entendiendo más lo que pasa por su cabeza sigue resultando un ser casi alienígena. Novik ha podido dar vida a un personaje absolutamente fascinante. Mención también merecen los magos de la corte, en especial Halcón. El premio al personaje secundario más desaprovechado es para Kasia, cuya historia se ve totalmente arrollada por la de Agnieszka y se pierden bastantes oportunidades para su desarrollo. Me gustaría destacar también al príncipe Marek que, con Halcón, representa excelentemente la moralidad gris. Durante toda la novela me debatí sobre si eran héroes o villanos pero finalmente puedo decir que en cierta medida me puedo poner en su lugar y sus acciones son totalmente lógicas.

Un cuento oscuro comienza con una trama un tanto típica, consigue confundirla con un par de giros interesantes pero finalmente vuelve al camino más que trillado. Posiblemente, éste sea el mayor defecto del libro: pasada la mitad no hay nada que sorprenda. Incluso la amenaza principal del libro está más que vista. Sin embargo, la calidad lírica de Novik ha ido en aumento desde aquella primera novela de Temerario y consigue mover la novela hacia delante con soltura. Así que, si bien la trama no sorprende, es un libro eficiente que se lee con facilidad y resulta muy entretenido. A destacar: es una novela absolutamente autoconclusiva (que en fantasía es rara avis).

Novik dota a Un cuento oscuro de un final que, aunque previsible hasta cierto punto, resulta extremadamente satisfactorio (quitando quizás la última página). Posiblemente no será la novela del año (o sí, que a veces los premios están muy locos), pero no defraudará al que la lea. Muy recomendable para esos fans que añoren al Gavilán de Le Guin pero no se atrevan a revisitar aquellas novelas.

5 comentarios:

  1. Pues mira, tenía dudas de si comprar el libro o no... parece que las dudas se han despejado. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. No nos dejes con la intriga... ¿se han despejado para bien o para mal?

    ResponderEliminar
  3. Hola :) Hace tiempo que la tengo en el punto de mira, sobre todo desde que vi la edición española que me atrajo. Este toque de fábula oscura que parece darle la autora es bastante atractivo, la trama creo que es de mi estilo de lectura aunque tenga un final bastante "trillado", algo que ya leí en otros blogs, creo que es una propuesta interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela interesante. Si estás intrigado entonces te la recomiendo que no te va a defraudar. Puede que no sea el libro de fantasía del año pero se disfruta fácilmente y tiene escenas memorables.

      Eliminar
  4. Yo, la verdad, últimamente estoy muy saturado de fantasía y necesito refugiarme en la ciencia ficción (que es lo que a mí realmente me gusta). Así que, pese a las buenas críticas, creo que voy a pasar de esta novela.

    ResponderEliminar