miércoles, 19 de noviembre de 2014

Heirs of Grace, de Tim Pratt

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Heirs Together in the Grace of Life, de Bob Gassman (Spotify)

Heirs of Grace es una novela de fantasía que hace unos meses Tim Pratt publicó en cinco entregas dentro del programa Kindle Serial de Amazon y que, posteriormente, fue recopilada en un solo libro. El propio Pratt ha dicho que considera que ésta es su obra más redonda y, como fan declarado del autor, tenía la obligación de averiguar si realmente es así.

La sinopsis de Heirs of Grace no es especialmente original: Bekah, una joven aspirante a artista, recibe la noticia de que un familiar al que no conoce (ella es adoptada) ha fallecido y le ha dejado en herencia una enorme casa en el campo. El caserón, casi un palacio, tiene una estructura extremadamente peculiar, con torres retorcidas, habitaciones añadidas a posteriori, puertas imposibles de abrir y multitud de objetos de extraña apariencia. Se trata, por supuesto, de una casa mágica que cambiará por completo la vida de Bekah, haciendo que viva peligrosas aventuras mientras descubre la asombrosa historia de su familia biológica. 

Aunque el argumento pueda sonar a demasiado conocido, es precisamente éste el tipo de historia en el que Pratt se desenvuelve mejor. Como puede esperar cualquiera que haya leído su obra, las páginas de Heirs of Grace desbordan imaginación: artefactos asombrosos, magia a raudales, mundos alternativos, dioses y monstruos de leyenda... Todo ello aderezado con abundantes toques de humor, toneladas de referencias a la cultura pop (incluso un guiño a uno de los propios relatos de Tim Pratt) y unos personajes secundarios fascinantes (especialmente The Trips, que son simplemente geniales). La marca de la casa, vaya. 

Los diálogos (y el monólogo interior de Bekah, que narra la historia en primera persona) son, una vez más, lo más destacado en esa prosa engañosamente simple de Pratt. Frases chispeantes, metáforas inusitadas, respuestas brillantes como relámpagos... Valgan como muestra dos pequeños botones:
I sniffed. "I can be goth if I want to. I'm so goth my pee is bats."
y
(...) he stared at me as if I were something wonderful and terrifying, like a velociraptor made of rainbows.
Es cierto que la novela tiene un comienzo un tanto titubeante. Tratándose de una obra serializada, me esperaba un primer capítulo demoledor, de esos que te enganchan y no te sueltan. Y aunque es verdad que sí que hay algunos toques de maravilla (ese espejo mágico que se nos insinúa desde la primera frase del libro), Pratt se toma su tiempo en asentar la historia y se centra más en desarrollar el romance de los dos personajes principales que, para mi gusto, tiene un excesivo peso en la trama. La historia fantástica como tal no arranca de verdad hasta el segundo capítulo, pero merece la pena tener un poco de paciencia porque cuando arranca ya no para. 

En definitiva, una novela muy en el estilo de Pratt, que encantará a sus seguidores y que además, por ser totalmente independiente, puede ser un muy buen punto de partida para empezar a leer al autor. Me resisto a decir que se trate de su mejor obra (la ambigüedad moral de un personaje como Marla Mason aporta un toque extra que se echa ligeramente en falta en Heirs of Grace), pero es, desde luego, una estupenda novela de fantasía, ágil, divertida y llena de imaginación. Totalmente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada