jueves, 22 de octubre de 2015

Children of the Comet, de Donald Moffitt

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Traversing the Oort Cloud, de Wide Eyes (Spotify, YouTube)

Oí hablar de Donald Moffitt por primera vez hace cuatro años, cuando alguien mencionó en un foro online español que en una de sus novelas aparecía una nave espacial gigantesca tragándose el planeta Júpiter. La idea me intrigó profundamente y no tardé en averiguar que el libro en cuestión era The Jupiter Theft y lo añadí inmediatamente a mi lista de deseos. Algún tiempo después, me lo compré en ebook, pero por distintos motivos no he encontrado todavía tiempo de leerlo. Así que cuando me enteré de que Open Road iba a publicar Children of the Comet, una novela póstuma de Moffitt, me pareció la oportunidad perfecta de empezar a conocer su trabajo. Resultó ser una excelente decisión.

Children of the Comet es una novela de ciencia ficción dura que incluye, en poco más de 300 páginas, casi todo lo que me encanta de ése género: ideas que te hacen estallar la cabeza, especulación salvaje y toneladas y más toneladas de sentido de la maravilla. En este libro, podréis leer sobre árboles gigantes que crecen en los cometas de la nube de Oort, animales adaptados a la vida en el vacío del espacio y naves viajando casi a la velocidad de luz entre otros muchos alucinantes elementos.

Es cierto que no todas las ideas que usa Moffitt son nuevas. La principal inspiración de Children of the Comet, como se reconoce múltiples veces a lo largo del texto, es el ensayo de Freeman Dyson The World, the Flesh and the Devil (que se basa, a su vez, en el libro de J.D. Bernal del mismo título). Además, al leer la novela es imposible no sentir ecos de trabajos clásicos como Los árboles integrales, de Larry Niven, o Tau Cero, de Poul Anderson, o, para los lectores españoles, de la saga de Akasa Puspa, de Javier Redal y Juan Miguel Aguilera, y "El bosque de hielo", de nuevo de Aguilera. También hay coincidencia de temas con obras mucho más modernas, como Dark Eden, de Chris Beckett, o Children of Time, de Adrian Tchaikovsky.

Moffitt consigue combinar todos estos conceptos para ofrecer una interesante historia, con excelente ritmo y un marcado sabor a ciencia ficción clásica. Incluso hay lugar para algo de aventura (la parte que probablemente menos me ha interesado) y de crítica social, sobre todo en cuanto a los modelos de género, que en el libro se subvierten elegantemente a través de Ning, una estupenda protagonista que es, sin duda, mi favorita entre todos los personajes de la novela.

Children of the Comet también tiene algunos fallos que pueden resultar especialmente molestos para ciertos lectores. Como es usual en muchas obras de CF hard, nos encontramos con abundantes infodumps y el autor se apoya continuamente en los diálogos para revelar información importante. Además, hay algunas coincidencias que son centrales para la trama y que, dados los rangos temporales y espaciales que abarca la historia, sólo pueden consideradas como prácticamente imposibles.

Pero incluso siendo muy consciente de esos problemas, no he podido evitar disfrutar inmensamente con Children of the Comet. Es el tipo de libro que sólo se puede encontrar si uno lee ciencia ficción, una de las razones por las que adoro este género. Recomiendo muchísimo su lectura, especialmente a los fans acérrimos de la ciencia ficción de ideas. Después de leer esta novela, sólo puedo decir que ahora tengo aún más ganas de leer The Jupiter Theft y el resto de obras de Donald Moffitt.

(You can also read this review in English/También puedes leer esta reseña en inglés)        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada