lunes, 13 de febrero de 2017

El cielo roto, de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando If There Is No Heaven, de Joe Satriani (Spotify, YouTube).

No os podéis imaginar lo duro que es el trabajo de un blogger. Leer libros, escribir reseñas, responder comentarios... Pero entre tantos sinsabores, de vez en cuando hay instantes de enorme alegría que hacen que todo merezca la pena. Como ese momento en que te llega un correo enviado por Gabriella Campbell y, al abrirlo, descubres que te escribe para proponerte ser lector cero de El cielo roto, la primera de una serie de novelas cortas que está escribiendo a cuatro manos con José Antonio Cotrina. 

Los que me conocéis, sabéis que soy, desde hace muchísimo tiempo fan de la obra de estos autores, y buena muestra la he dejado por aquí reseñando libros como La canción secreta del mundo El fin de los sueños, y promocionando todo lo promocionable esa joya del cyberpunk patrio que es Salir de fase. Así que podéis imaginar que me faltó tiempo para pasar el archivo a mi Kindle y ponerme a leerlo inmediatamente. 

El cielo roto nos lanza a un mundo apocalíptico, en un futuro indeterminado, en el que se entremezclan elementos de ciencia ficción y fantasía. El ritmo es trepidante desde un principio, algo que combina de maravilla con la fascinante ambientación, y las escenas de acción se suceden mientras vamos descubriendo un mundo tan atractivo como peligroso. Me ha gustado muy especialmente esa capacidad de los autores para ir introduciendo detalles y pequeños misterios que hacen que el lector necesite seguir leyendo para descubrir la respuesta a sus preguntas (¿Cómo funcionará ese poder mágico? ¿Qué estará buscando este personaje? ¿De dónde habrá salido ese p&t0 bicho?).

Por supuesto, tratándose de los autores que se trata, los monstruos y las escenas sanguinolentas no tardan en aparecer (¡Qué leches! Si el libro empieza con un ataque de unas criaturas demoniacas...) y podéis estar seguros de que tendréis vuestra buena dosis de descripciones made in Cotrina & Campbell:
El monstruo irrumpió en el claro y Adra desenvainó el sable que llevaba a la espalda. Era un segador, una bestia acorazada de casi dos metros de altura. Saltó hacia ella sin dudar, sin pausa. La joven reculó para esquivar la acometida. Las cuchillas naturales del antebrazo de la criatura pasaron tan cerca de su cabeza que varios cabellos rubios salpicaron el aire. Ella se impulsó hacia atrás, cambió la espada de la mano derecha a la izquierda, la mano enguantada, y trazó un círculo con el arma, como si retase a su atacante a embestir de nuevo. El segador bramó y sus dos bocas paralelas se abrieron a un mismo tiempo para mostrarle los colmillos, pequeños y afilados, que brotaban de la masa amoratada de sun encías.
Si a esto le unimos el uso de artefactos mágicos, de encantamientos de todo tipo y de poderes de origen misterioso, la diversión está garantizada. Además, la protagonista principal de El cielo roto, Adra, es realmente carismática. Su enigmático pasado se nos va revelando poco a poco, pero solo hacen falta unas pocas páginas para quedar completamente enganchado con sus aventuras. 

El cielo roto es, pues, la primera entrega de una fantástica serie de novelas cortas (ya tenéis también disponible la segunda parte El dios en las alturas) que recomiendo totalmente. En algún sitio he leído que se publicita como literatura juvenil, pero os aseguro que no hace falta ser joven (yo hace tiempo que abandoné ese vicio) para disfrutarla totalmente. Mi única duda es: ¿para cuándo la tercera parte? We want MOAR!

2 comentarios:

  1. Tiene pintaza. Esta semana os cuento,me hice con ella en cuanto vi el tweet de Gabriella y ahí esta esperando en el Kindle :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que te va a gustar. Ya me contarás :)

    ResponderEliminar