jueves, 10 de diciembre de 2015

The Shootout Solution, de Mike R. Underwood


Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Being For The Benefit Of Mr. Kite, en la versión de Eddie Izzard (Spotify, YouTube).

Debo confesar que, cuando leí por primera vez la sinopsis de The Shootout Solution (bueno, y cuando la leí por segunda y hasta por tercera vez) no me sentí especialmente atraído por esta novela corta. Muy bien, pensé, una historia metaficcional más con personajes que viven en una película, o una novela o lo que sea sin ser conscientes de ello. Además, también me recordó a Redshirts, de John Scalzi, que, por decirlo suavemente, no es precisamente una de mis novelas favoritas de los últimos tiempos.

Sin embargo, mis experiencias con las novelas cortas publicadas por Tor.com hasta el momento (como expliqué hace un par de semanas) han sido, en su mayoría, más que positivas, así que cuando surgió la oportunidad de leer una copia de evaluación de The Shootout Solution, me decidí a darle una oportunidad (también animado por el hecho de que las novelas cortas se leen en uno o dos días, con lo que la inversión de tiempo no es tan arriesgada como con una novela completa). Y aunque algunas de mis reticencias se vieron confirmadas, mi impresión general fue mucho, mucho mejor de lo que esperaba.

Es cierto que el worldbuilding de la obra no es muy original. Una agencia secreta se encarga de controlar que una serie de mundos paralelos no se desvíen de los clichés de los géneros en los que están basados, porque eso causaría catástrofes en nuestra propia Tierra. Tenemos, por ejemplo, mundo de Fantasía, de Romance, de Ciencia Ficción y un mundo del Oeste (la mayor parte de la trama de The Shootout Solution transcurre en este último y las futuras entregas de la serie se situarán en otros diferentes). En cada uno de ellos, las vidas de sus habitantes siguen un guión con todos los estereotipos esperables de cada género particular, y sólo los agentes que pueden viajar entre ellos conocen la verdadera naturaleza de la realidad.
"There's no genre awareness here. All of the tropes, the archetypes, they're just a way of life. You've got to roll with it, use it. We come to these places and we can see two steps ahead - it gives is the edge." 
Así, nos encontramos coincidencias con la ya mencionada Redshirts o con The Last Action Hero (sí, aquella película que protagonizaba Arnold Schwarzenegger), algo que es reconocido explícitamente en los agradecimientos del autor e implícitamente a la largo de la propia novela corta.

Sin embargo, y pese a que la trama también es bastante lineal y las bromas frikis no siempre son muy graciosas, Underwood consigue añadir varios elementos que hacen que The Shootout Solution sobresalga entre propuestas similares. Para ser una historia que fundamentalmente se centra en proteger los clichés para salvar al mundo, es realmente interesante cómo el autor subvierte esos mismos clichés de modo natural y refrescante y critica abiertamente el abuso de los tropos que es común en muchos géneros:
"(...) Western world is usually one of the most dormant, the most stable," Shirin said. "There hasn't been a genre-redefining Western for years. The breaches here tend to be small."
De hecho, el principal giro de la trama en esta novela corta va completamente en contra tanto de los clichés del Western como de las expectativas del lector y constituye para mí el elemento más satisfactorio de la obra así como una declaración de intención por parte de Underwood con respecto a dónde quiere dirigir la serie de los Genrenauts.

En resumen, The Shootout Solution es una lectura divertida y ligera que desafía algunos de los clichés del género y que establece el tono para lo que promete ser una muy interesante saga de novelas cortas. Una nueva entrega, titulada The Absconded Ambassador y situada en el mundo de la Ciencia Ficción, ha sido ya anunciada para febrero de 2016 y, muy probablemente, la leeré y reseñaré aquí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada