lunes, 21 de marzo de 2016

Armada, de Ernest Cline

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando One Vision, de Queen (Spotify, YouTube). 

Dicen que cuando veas las barbas de tu vecino pelar debes poner las tuyas a remojar. Pero también dicen que nadie escarmienta en cabeza ajena. Y a mí me ha pasado esto último. Tendría que haber hecho caso de las reseñas que advertían de que Armada, de Ernest Cline, era un libro poco recomendable (por decirlo suavemente), pero me costaba creer que después de haberme divertido tantísimo con Ready Player One no pudiera al menos pasar un rato entretenido con esta nueva novela. "No puede ser tan mala", pensaba. Pero vaya que si lo era.  

Armada tiene muchos, muchos problemas, pero todos ellos tienen un origen común. Cline, como muchos autores antes que él (me es imposible olvidar la grandísima decepción que me llevé con Ilión, de Dan Simmons), cae en el error de intentar repetir la fórmula de su anterior novela, creyendo que simplemente poniendo más o menos los mismos elementos en un orden un poco diferente, el éxito va a estar asegurado. 

Así, por ejemplo, el autor se empeña en meter referencias a la cultura pop de los años ochenta prácticamente en cada párrafo. Si en Ready Player One ya os pareció un poquito excesivo tanto guiño a videojuegos, películas y canciones, aquí lo vais a flipar. Hay una escena (por llamarla de alguna manera) que es, de hecho, una lista enorme de juegos y pelis de invasiones extraterrestres, indicando sus años de lanzamiento y añadiendo un pequeño comentario de uno de los personajes que, obviamente, y de forma muy poca disimulada, es la propia opinión del autor. Este tipo de cosas podrían tener cabida en la Wikipedia o en un blog personal, pero no en una novela. ¿Sabéis esas croquetas que se hacen al día siguiente con los restos del cocido? Pues Armada es un poco así, una croqueta de cocido en la que Cline se ha empeñado en meter todas las sobras que tenía por la nevera, peguen o no peguen. 

Y es que Ready Player One era mucho más que nostalgia y referencias ochenteras. Es más, me atrevería a decir que a veces funcionaba a pesar de la nostalgia y las referencias ochenteras. Sin tener excesivas virtudes literarias, ofrecía frescura, originalidad y una trama ágil y divertida. De eso no encontraréis ni rastro en Armada. El parecido con la novela El juego de Ender y, sobre todocon la película The Last Starfighter es, en ocasiones, sonrojante. La trama es previsible a más no poder, con "giros" que se ven venir a años luz, e inconsistencias vergonzosas. A ver, de verdad, que alguien me explique qué sentido tiene dejar que cualquier indocumentado que se conecte a Internet maneje una nave de combate espacial sin supervisión alguna. Una idea brillantísima que es el centro mismo de toda la historia, así que imaginaos el resto. 

Los personajes tampoco se salvan. Los que no son sueños húmedos del autor son caricaturas directamente sacadas de un curso de construcción de guiones descargado en El Rincón del Vago: los amigos fieles y abnegados, el militar estricto y corto de miras, el padre ausente e idolatrado... Por no decir que el protagonista principal es absoluta y totalmente insoportable. Sinceramente, si sólo tuviera dos tortas para repartir entre todos los personajes de la novela, me vería en un serio aprieto a la hora de elegir. 

Puesto que siempre me gusta citar algún aspecto positivo de los libros que reseño, diré que hay cierto elemento en el final de la historia que le da un pequeño matiz de ambigüedad moral que redime mínimamente las toneladas de maniqueísmo y ñoñería que nos hemos visto obligados a tragar antes. No es nada del otro mundo, pero algo es algo. Ah, y no puedo dejar de mencionar que la narración de Wil Wheaton (escuché la novela en versión audiolibro) es excelente. El pobre hombre se traga su dignidad y hace un esfuerzo titánico por intentar dotar de un poco de credibilidad a los ridículos diálogos que se suceden página tras página. Y a veces hasta lo consigue. Se ve que está entrenado de su época en Star Trek. 

En definitiva, y me duele decirlo, un libro que no recomiendo ni para leer en veranito en la playa a ratos perdidos. No os culparé si, como yo, el buen recuerdo de Ready Player One pesa más que una advertencias leídas en un blog y decidís darle una oportunidad de todas formas. Pero luego a mí no me vengáis a reclamar. 

11 comentarios:

  1. Vaya... Y ahora qué hago yo con este esperado libro? :S jeje

    ResponderEliminar
  2. Pues mi recomendación es que no lo toques ni con un palo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola :) Aún no he leído Ready player one, que la verdad me llama bastante, y las buenas críticas más la futura adaptación harán que lo lea tarde o temprano. No paro de leer reseñas que van desde que es genial a que es horrendo, pero esta con lo de las croquetas de cocido del día anterior me ha conquistado XD Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  5. Pensándolo mejor, no es una croqueta de cocido. Es una croqueta de cocido rancia :)

    Gracias por comentar :)

    ResponderEliminar
  6. Ummm... mi teoría es que este libro es anterior en el tiempo a RPO, que se ha rescatado visto el éxito del autor. No es normal semejante retroceso de estilo y calidad. Es una croqueta recalentada.

    ResponderEliminar
  7. Pues no digo que no. Pero también me parece que una parte de intento de repetición de fórmula también hay. Croqueta de cocido recalentada :)

    ResponderEliminar
  8. Me quedan algo menos de 100 páginas para acabar el libro y, supongo que a causa de las nulas expectativas que tenía, me está pareciendo entretenido, ni bueno ni muy malo.

    En algunas partes me parece estar leyendo El juego de Ender y hay puntos en los que todo pasa rapidísimo y suelen ser cosas bastante importantes, Ready Player One me parece mucho mejor, aún así, no me arrepiento de la lectura de Armada.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de que te guste más a que mí. A ver qué te parece el final.

    ResponderEliminar
  10. Esperaba un final bastante decepcionante y así ha sido xD después de reflexionar me quedo con la parte del inicio y la mitad, justo antes de que conozca a alguien y todo se precipite.

    Ahora voy con Aurora, a ver qué tal.

    ResponderEliminar
  11. Aurora me parece bastante mejor novela que Armada, aunque tampoco me convence del todo.

    ResponderEliminar