jueves, 24 de septiembre de 2015

Cuatro reseñas de cómics de Image

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Another One Bits The Dust, de Queen (Spotify, YouTube). 

Ha pasado bastante desde mi última reseña de cómics. De hecho, en los meses pasados me he centrado más en la lectura de novelas y relatos, pero cuando vi que salía un nuevo volumen de C.O.W.L., uno de los cómics que más me gustó en 2014, supe que tenía que leerlo. También eché un vistazo a los últimos lanzamientos de Image Comics y seleccioné unos cuantos de los más prometedores. ¿Queréis saber cuáles fueron mis impresiones? ¡Pues seguid leyendo!

Descender, Volume 1: Tin Stars, escrito por Jeff Lemire con dibujo de Dustin Nguyen, ha sido un tanto decepcionante. El aspecto visual de esta novela gráfica es realmente atractivo, con un maravilloso uso de la acuarela. La historia, sin embargo, es, como mucho, tópica y simplista y fui incapaz de encontrar nada que me hiciera querer leer la siguiente entrega. Además, la idea de un "ADN" compartido por diferentes robots (que es central en la trama) es tan ridícula que me sacó completamente de la lectura. Me temo que no puedo recomendarlo.

Runlovekill, con guión de Jonathan Tsuei y Eric Canete y dibujado por Eric Canete, es un trabajo mucho más atractivo. La trama no es exactamente lo que yo definiría como original, pero el ritmo es vivo y el worldbuilding es muy interesante, principalmente por la descripción de una sociedad distópica futura y por el fuerte personaje principal, Rain Oshiro. El dibujo no es espectacular, pero es más que correcto y comunica perfectamente el sentimiento de urgencia de la delicada situación en la que se encuentra la protagonista. Me gustaron especialmente las composiciones de las páginas y las escenas de acción, que son claras y vívidas. No es la mejor novela gráfica de la historia, pero merece la pena el tiempo de su lectura si estáis buscando una historia de ciencia ficción y acción. 

The Tithe (guión de Matt Hawkins, dibujo de Rahsan Ekedal) ha sido una sorpresa bastante agradable. La historia, que no tiene elemento de ciencia ficción o fantasía alguno, se centra en una investigación del FBI. Los miembros del grupo Samaritan, una especie de banda de Robin Hoods modernos, han estado robando a telepredicadores corruptos y entregando el dinero a la caridad. La trama es de ritmo vivo, directa y casi completamente autocontenida, con una conclusión clara, al final del cuarto número, a todos los hilos abiertos, a la vez que prepara las cosas para el comienzo de un nuevo arco argumental en la siguiente entrega. El dibujo es simplemente correcto, pero hay algunos momentos realmente brillantes (sobre todo en los números 3 y 4) que me hicieron desear que ese nivel se hubiera mantenido en toda la novela gráfica. En resumen, un trabajo interesante, con personajes atractivos y buen ritmo.

Finalmente, C.O.W.L. Volume 2: The Greater Good (escrito por Kyle Higgins y Alec Siegel y dibujado porRod Reis), la principal excusa para haber leído todos los cómics de los que estoy hablando hoy, es tan bueno como esperaba... o incluso mejor. Si habéis leído el primer volumen (y si no lo habéis hecho, deberíais), ya sabéis que esperar: cuidada caracterización, dibujo potente y con muchas personalidad y una trama llena de intrigas políticas y planes dentro de planes. Un ejemplo perfecto de cómo el género de los superhéroes puede ser mucho más que un simple entretenimiento descerebrado. No os lo perdáis. 

Así que, una vez más, Image Comics ha cumplido con creces. Un par de trabajos sólidos, uno excelente (C.O.W.L., por supuesto) y sólo uno que resulta decepcionante. Image es, a día de hoy, la editorial de cómics más interesante que hay y estoy deseando seguir de cerca todas sus futuras publicaciones.
  
(You can also read this review in English/También puedes leer esta reseña en inglés)           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada