lunes, 3 de marzo de 2014

Pacific Rim vs. Elysium, fight!

Banda sonora de la reseña: Ésta es fácil. Recomiendo leer esta reseña escuchando el tema principal de Pacific Rim, compuesto por Ramin Djawadi (Spotify, Youtube).

Creo que nunca antes había hablado de cine en el blog. Y la verdad es que apenas veo películas y sólo sigo un puñado de series de TV (ninguna de género fantástico). Prefiero emplear mi (escaso) tiempo libre en la lectura, que ya es bastante difícil mantenerse medianamente al día sin añadir otras distracciones. Pero es que, además, las ofertas de corte fantástico en el medio audiovisual me suelen parecer, salvo honrosas excepciones, decepcionantemente descafeinadas.

Sin embargo, hace unas semanas me picó el gusanillo y decidí intentar ponerme un poco al día con las producciones cinematográficas recientes de ciencia ficción y ver si así, por una vez, podía rellenar la correspondiente categoría en mis nominaciones a los Premios Hugo. Voy lento y un poco a tirones, pero de momento la experiencia está resultando mejor de lo que esperaba: de tres películas que he visto hasta el momento, una (Gravity) me ha gustado un montón. Pero en las otras dos me he encontrado un contraste sorprendente.

Por un lado tenemos Pacific Rim, una cinta sin pretensiones que da exactamente lo que promete: diversión a raudales. Es, de hecho, la película palomitera con la que mejor me lo he pasado en los últimos años (tampoco es que tenga muchos puntos de comparación, pero algo es algo), bastante por encima de títulos como The Avengers, Iron Man 2 o la primera entrega de la nueva franquicia de Star Trek.

En Pacific Rim todo se conjuga para que el espectador pase un muy buen rato. Efectos especiales que, sin ser increíbles, cumplen su función con nota. Actuaciones comedidas y más que correctas. Guión que hace sólo las trampas justas para llegar hasta un final previsible pero satisfactorio. Guiños a la serie B, al pulp, al cómic, al mundo de los videojuegos (¿soy el único que, al ver la película, recordó con nostalgia la serie de juegos X-COM?). Y una banda sonora sobresaliente y muy bien dosificada. En definitiva: una apuesta honesta y muy, muy entretenida.

En el otro lado del espectro tenemos Elysium, una mala película que encima intenta disfrazarse de lo que no es. Porque, en el fondo, Elysium es una historia inconexa de persecuciones y tiros cubierta de una poco elaborada pátina de profundidad. Entiendo que en aras de aumentar la comercialidad y de ganarse a algún sector de la crítica, se quiere hacer pasar por distopía una película de acción de las de toda la vida (esta es una frase que, por cierto, habría parecido un oxímoron hace apenas diez años). Y el fracaso es absoluto.

El guión de Elysium tiene más agujeros que un colador y ni siquiera se hace el esfuerzo de taparlos un poquito (no haré spoilers, pero hay cosas, como lo de los cohetes disparados desde la Tierra, que son absolutamente ridículas). El worldbuilding es desastroso, insostenible y poco inspirado. Las actuaciones son, en casi todos los casos, mediocres o directamente malas (y eso incluye, sorprendentemente, a Jodie Foster). La película es, en general, una sucesión de disparates mal hilvanada y peor ejecutada. Y lo que es peor: un insulto continuo a la inteligencia del espectador.

El resultado es, si cabe, aún más decepcionante si a la vista del nombre del director uno se espera una película de una calidad al menos cercana a la de District 9. Se intenta, de algún modo, recuperar la parte de crítica social que tan bien funcionaba en la primera mitad de esa otra película, pero aquí el efecto es completamente el contrario. Se abusa de los clichés, se recurre al melodrama barato y se descarta hasta el más mínimo rastro de sutileza. 

Hay una expresión que, para mí, ha quedado indisolublemente unida a Johnny Mnemonic desde que tuve la desgracia de verla: "cúmulo de despropósitos". Me siento tentado de emplearla nuevamente para describir Elysium. Al menos en este caso tuve la opción y el buen juicio de abandonar el visionado de la película al llegar a la mitad del metraje. A esas alturas ya no me cabía duda alguna de que la trama iba a seguir punto por punto y sin desviarse una micra lo que se podía intuir tras ver los diez primeros minutos. 

Elysium es, en definitiva, el ejemplo perfecto de por qué mi interés por el cine de ciencia ficción no es mayor y una explicación bastante razonable de por qué el género fantástico a veces goza de la (mala) fama que goza. Es una película, como perfecta y muy gráficamente describe el último párrafo de la reseña que El rincón de Koreander dedica a La cuarta señal, para ver con el cerebro desconectado. Y, sinceramente, para hacer eso prefiero dedicarme a otras actividades que, a la postre, resultan infinitamente más satisfactorias.

Quisiera ser capaz de creer que esta película es más la excepción que la norma, pero me resulta imposible. Me temo que es mucho más fácil encontrarse un Elysium que un Pacific Rim (sin ser esta última tampoco una obra maestra, ni mucho menos). Ojalá tenga que desdecirme de mis palabras cuando vaya viendo el resto de películas que tengo en perspectiva. 

8 comentarios:

  1. Bueno, en mi opinión, ni la primera tan bien ni la segunda tan mala... Es decir, Pacific Rim ves mechas y monstruos: ¡Bien! Pero se podrían haber matado un poco más con el guión y las actuaciones (para mi tanto lo uno como las otras son bastante malos), como mínimo para marcar distancias con Transformers, de la cual se mostraba como una alternativa "seria". Eso sí, el buen rato lo tienes garantizado (sobre esta película muy recomendable ver el Honest trailer correspondiente, como decía @cagafo por Twitter, https://www.youtube.com/watch?v=fupWquPNoTc)

    Sobre Elysium, bueno, dicen que lo difícil es hacerlo bien una segunda vez. A Distrito 9 ya le vi un poco el plumero y a esta... pues también, pero se deja ver e incluso diria que tiene algún momento bueno.

    A mi, como pasarratos tanto una como la otra me valen.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, en esencia, estoy con Odo. Lo peor de Elysium, para mi, es que tiene pretensiones de ser más de lo que es, con lo cual ni consigue satisfacer sus propias expectativas ni propone una historia que destaque por su capacidad de entretenimiento. Pacific Rim, por otra parte, sabe lo que quiere conseguir y lo hace sobradamente, aunque estoy de acuerdo en que el guión se podía mejorar.

    Lo que no creo es que esté por encima, a nivel de entretenimiento, de The Avengers, Iron Man 1 (de la 2 sí) o la primera de las nuevas de Star Trek. Por ahí anda la cosa. De hecho la considero exactamente igual de entretenida y con las mismas limitaciones que The Avengers e inferior a la primera de Iron Man.

    ResponderEliminar
  3. Hm. Interesante. Interesante doblemente porque siempre me atrae la visión del cine de gente que se sale del círculo habitual de crítica. Lo cierto es que Pacific Rim en verdad quizá juegue en el campo de lo que acusas a Elysium. Todo, gracias a Del Toro, al que, para mí es un misterio, la crítica se le rinde casi siempre a los pies, haga lo que haga. Es decir, como es un (sic) "autor", pues Pacific Rim se ha visto como una película más "seria". A mi es que la premisa ya me daba bastante pereza, pero hay que reconocerle a Del Toro que como director comercial es de los pocos buenos que hay (da que pensar que ya no haya siquiera artesanos en Hollywood, apenas; para que una peli comercial/blockbuster ya tienen que acudir a directores más "personales"). También le reconozco que sabe hacer esa tarea nada fácil: montarte una peli con una premisa peregrina y que más o menos funcione. Pero tampoco diría yo que va mucho más allá. Elysium no creo que pretendiera presentarse como "con mensaje", o, bueno, no "fuera" de la cabeza del director. Recién vista de nuevo District 9, diría que es buen director de acción que quizá se haya creído demasiado las críticas que ensalzaban su primera película. Y ha tratado de llevar lo de la crítica social a esta otra. Pero no, no creo que sea tan bueno, ni en ésta, ni en aquélla: la premisa se gastaba pronto, y, vista de nuevo, al cabo cae en un montón de tópicos que casi le acercan a aquello que se supone que quiere criticar (el retrato de los nigerianos, por ejemplo), o directamente caen en la simplificación (el "malo, malísimo", tanto el soldado de District 9 como el que sale en Elysium).

    De todas maneras, esto de cómo se ven (o sufren) las películas depende mucho de cada uno. Por ejemplo, a mi me gustan las películas que lo intentan, aunque se queden por el camino. Al fin y al cabo, Pacific Rim no va de nada, ni tampoco es que cuente mucho. Elysium camina un poco renqueante (el director no es guionista, y, ay, eso al cabo siempre se nota) pero hay dos o tres cosas que están bastante bien. Entiendo que molesta esto de las pretensiones, pero será por el ínfimo nivel de ambición de muchos proyectos cinematográficos (vivimos en tiempos de franquicias, y yo, sin duda, me hago viejo), casi prefiero la pretensión. Y que conste que Del Toro merece todo mi respeto. El tipo está en mil cosas (como productor, tiene bastante ojo) y cuando quiere (o puede) hace pelis muy buenas (El laberinto del fauno, aunque yo diría que está algo sobrevalorada). Pero no, con ésta, no, no creo que diera lo más de sí mismo. Imagino que porque manejar un monstruo de 200 millones de dólares no te da mucho margen para ser medianamente imaginativo.

    ResponderEliminar
  4. Vaya. Repasando mi comentario... Debe ser la hora o qué sé yo. Pero ciertamente no estoy en mi mejor momento. Bastantes errores de expresión. En fin, lo siento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo caso, lo que dices me parece muy acertado.

      Eliminar
  5. ¿Que pacific rim no va de nada? Yo se que por postureo hay que poner a parir películas comerciales en automatico, pero hombre si que va de algo, va de que tenemos que estar juntos para poder dejar atrás el pasado( la muerte del hermano del protagonista o la infancia de la japonesa) y enfrentar el presente(los monstruos gigantes), eso se nota sobre todo en las escenas de los dos protagonistas, el caso es que esto esta muy, muy, pero muy escondido, y los robots y los monstruos gigantes lo tapan bastante, pero ahí sigue, eso sin contar ciertos detallitos que avienta del toro que si parpadeas te los pierdes, como cuando dicen de pasada que los bunkers bajo tierra solo se construyeron para los ricos y los poderosos y que el ciudadano de a pie se tiene que conformar con las (estúpidas) murallas que construyen alrededor de las ciudades porque a los políticos se las suda el ciudadano común... No quiero sonar a fanboy, pero todas estas cosas se ven si le das una revisada a conciencia, tampoco ayuda que los personajes y los dialogos no sean tan interesantes como deberían considerando las anteriores películas de Del Toro.

    ResponderEliminar
  6. Pacific Rim sufre del mal del blockbuster: grandes presupuesto, grandes escenas, grandes despliegues. El usual "bigger than life". Por otro lado, no nos despistemos. Como decía, Elysium en la cabeza del director quizá era esa película "con mensaje/crítica social", pero se ha vendido, al igual que Pacific Rim, como peli comercial. Vamos, que ambas juegan, de cara a la audiencia, en la misma liga. En lo que juegan en diferente liga, es en la posible recepción crítica. Ahí, Del Toro cuenta con ventaja. Por tanto, nada de "postureo", concepto, por otra parte, que ni reconozco ni comprendo ni comparto. Yo me he criado con cine comercial, y cuando una película es buena, me da igual si la dirige Haneke, Lynch, Spielberg o Zemeckis. Pero los niveles infumables a los que hemos caído en los últimos tiempos son denunciables, demonios. Por otro lado, dependerá del día, porque, como afirma Elías, el truco seguramente es no darle importancia a la peli de Del Toro. Total, tal como la consumes, la olvides. Como casi todo, claro. También en cine, de género o no, sucede como en ciencia ficción, y como en todo. Se aplica la ley de Sturgeon: el 90% de todo suele ser una mierda. Palabras textuales de Sturgeon, creo.

    ResponderEliminar
  7. Quería haber comentado antes porque el debate está siendo muy interesante (gracias a todos por las aportaciones), pero he tenido un día horrible. Ahora estoy agotado, así que seré breve e intentaré ir al grano.

    Como dice Fernando, la clave está en "no darle importancia" a Pacific Rim o, en una expresión con la que me siento más cómodo, tomarla como lo que es. Puedo equivocarme, pero mi impresión es que Pacific Rim es una película que no se toma demasiado en serio a sí misma. Es, como dicen los americanos, un poco "tongue-in-cheek". Y eso me parece lo adecuado porque, en definitiva, ¡estamos hablando de robots gigantes luchando contra monstruos enormes! La película bebe claramente del pulp y la serie B (los científicos locos que aparecen me parecen una perfecta muestra de ello) y se ciñe a esos parámetros. Y lo hace estupendamente. Y ya. Que sí, que tiene el mensaje ese del "together we stand, divided we fall", pero que es que ese mensaje es tan universal ya en el cine y la TV estadounidense (sale hasta en Dora la exploradora y en los Wonderpets) que mi filtro de paso alto casi lo elimina directamente. 

    Elysium, por el contrario, se toma a sí misma mucho más en serio que todo eso. Que si problemas sociales, que si inmigración, que si discriminación, que si corrupción... Y ni pizca de la complicidad que tiene Pacific Rim con el espectador (en plan: sabemos que todo esto es una frikada, pero ¿y lo que mola?). No, no, todo es super-serio y super-trascendente. Que estaría muy bien, ojo, si lo hiciera bien. Pero es que lo hace fatal. No se sostiene por ningún lado. Y eso es lo que me molesta más: la supuesta seriedad y profundidad mezclada con el insulto continuo a la inteligencia del espectador.

    Pacific Rim es una película honesta, que sabe de sus limitaciones, las acepta y saca el mejor partido de ellas. Elysium quiere ser más de lo que es con cuatro efectismos baratos y fracasa estrepitosamente.

    ResponderEliminar