jueves, 12 de junio de 2014

Vicious, de V.E. Schwab

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Vicious de Lou Reed (Spotify, Youtube).

Vicious es la primera novela de V.E. Schwab (también conocida como Victoria Schwab) dirigida al público adulto, tras haber publicado unas cuantas obras de carácter juvenil. También es uno de los libros de los que más y mejor se habló el año pasado, y por motivos más que sobrados.

En Vicious Schwabb cuenta una historia de superhéroes, temática que últimamente parece estar especialmente de moda en el mundillo literario (sin ir más lejos, el año pasado también se publicaron Steelheart de Brandon Sanderson y The Violent Century de Lavie Tidhar, por citar dos de los ejemplos más destacados). Sin embargo, Vicious no es una historia de superhéroes típica como podía ser la entretenidísima Muy pronto seré invencible de Austin Grossman.

La autora elige acertadamente alejarse de algunas de las convenciones del género (nada de trajes de spandex, capitas o calzoncillos por encima de los pantalones) mientras que reutiliza otras y reconoce sus fuentes de inspiración con dosificados guiños al lector. De este modo, consigue huir del maniqueísmo para lograr el que es uno de los mayores aciertos de la novela: un desarrollo de personajes con más grises que blancos o negros puros, con muchísima ambigüedad moral y que es imposible clasificar como héroes o villanos porque tienen un poco de los dos (pese a lo que pueda parecer en un principio). En ese sentido, una comparación que creo que es especialmente iluminadora es que Vicious es al género superheróico lo que The Magicians (Los magos) de Lev Grossman (hermano gemelo, por cierto, de Austin Grossman) fue a la temática de las escuela de magia. 

La primera parte de la novela es prácticamente perfecta. La obligatoria narración del origen de los ExtraOrdinaries (nombre que reciben en el libro las personas con poderes especiales), contada mediante flashbacks, se intercala de manera magistral con pequeñas escenas que suceden en el presente, de forma que ambas líneas temporales se iluminan mutuamente con cada nuevo capítulo. La tensión crece con cada nueva revelación y durante este tramo inicial es casi imposible dejar de leer. Además, los personajes secundarios se van presentando con pequeños fragmentos que resultan tan interesantes como la línea narrativa principal, un poco al estilo de lo hecho por Lauren Beukes en The Shining Girls (Las luminosas). Una buena muestra de ello es el estupendo relato "Warm Up", disponible de forma gratuita online, que da una buena idea del estilo de Schwab en Vicious, pero que casi recomiendo leer tras la novela porque tiene un par de elementos que podrían ser considerados como spoilers

En el tercio final, Vicious se vuelve un poco más convencional y pierde un poco de fuelle, precisamente porque deja de lado el desarrollo de personajes. Aún así, el final es más que satisfactorio y queda suficientemente cerrado para que la novela se puede leer de forma independiente y suficientemente abierto como para que se puedan escribir secuelas (cosa que espero que se materialice, aunque no hay nada anunciado) sin necesidad de realizar piruetas.

En definitiva, un libro más que recomendable, con un esmeradísimo tratamiento de los personajes, una prosa directa y precisa, casi quirúrgica, y una trama interesante y bien cerrada. Os animo a leerlo y disfrutarlo tanto si sois fans de los superhéroes como si no. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada