jueves, 25 de septiembre de 2014

The Mirror Empire, de Kameron Hurley

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Mirror, Mirror, de Blind Guardian (Spotify, YouTube).

Aunque fue publicado apenas hace un mes, no se puede negar que The Mirror Empire, de Kameron Hurley, es uno de los libros más relevantes de 2014. Ha generado montones de reseñas (en su mayoría, positivas) e incluso más revuelo en Twitter, Facebook y otras redes sociales. Realmente tenía curiosidad por la novela, porque de todos los comentarios había sacado la conclusión que era una aproximación a la fantasía épica original y arriesgada. Después de leerla, debo decir que no coincido plenamente con esa afirmación.

Sí que estoy de acuerdo en que The Mirror Empire es una buena novela de fantasía épica (gritty fantasy quizá fuera un descriptor incluso más adecuado). Tiene todos los tropos que se pueden esperar del género: reinos en lucha, armas poderosas, intrigas políticas... Incluso el trasfondo se basa en la clásica crisis producida por el "retorno de una magia antigua". Así que la novela tiene muchas cosas que los aficionados al subgénero pueden disfrutar.

Pero Hurley también destaca en el worldbuilding, con un buen puñado de elementos originales (¡y muy guays!) que hacen que el libro destaque del resto. El más destacado entre ellos es el sistema de magia, basado en las lunas del planeta, que dan diferentes poderes a aquellos con talento suficiente para usarlas. También me gustó mucho la idea de las plantas sentientes y el peligro que suponen y cómo eso influye en la forma en que la gente construye y defiende sus casas, por ejemplo.

El primer cuarto de la novela, que introduce todos estos elementos, es simplemente excelente. Los personajes tienen profundidad y están muy bien definidos, la trama es densa pero intrigante y el ritmo es casi perfecto, con algunas muy buenas escenas de lucha además de otras partes más tranquilas pero igualmente interesantes. Hay tantos detalles (y muchos de ellos sin ninguna explicación) que es necesario leer (y, algunas veces, releer) con extremo cuidado para no perderse ninguna pista, pero merece la pena. Aunque puede ser una simplificación excesiva, me atrevería a decir que este inicio tiene toda la complejidad de la saga de Malaz de Erikson (pero es mucho menos confuso y más gratificante) con toques de la maravillosa imaginación de Brandon Sanderson para darle sabor al asunto.

Si todo el libro fuera como esta primera parte, estaríamos ante una de las mejores novelas de fantasía de los últimos años. Por desgracia, el resto de la historia no está a la altura de las expectativas y tiene muchos de los problemas que encuentro particularmente molestos en la fantasía épica moderna. El ritmo comienza a ralentizarse, por ejemplo, y el sistema de magia ya no resulta novedoso ni sorprendente. Pero, principalmente, el número de páginas se me antoja excesivo para la historia que se está contando. Se espera que sigas leyendo con la misma atención, página tras página, con nuevos nombres, lugares, detalles... apilándose una tras otro sin una finalidad clara. Debo confesar que me resulta agotador, difícil de seguir y hasta aburrido.

Estos problemas podrían haberse visto redimidos si The Mirror Empire ofreciese, como muchas reseñas afirmaban, una nueva perspectiva en la fantasía, especialmente en lo relativo a los roles de los distintos sexos. Es cierto que hay algunos tipos de personaje en la novela (Zezili podría ser el caso más destacado) que no es fácil encontrar en el género y, también, que el enfoque de la sexualidad es completamente abierto y natural; por ejemplo, los matrimonios de grupo son la norma en algunas de las sociedades reflejadas en la novela. Sin embargo, y esto puede perfectamente ser sólo culpa mía, nada de todo eso me pareció especialmente atrevido o innovador. Quiero decir, ya hemos visto eso (y más), por ejemplo, en las obras de Ursula K. Le Guin de hace 40 años, ¿o no? Soy incapaz de ver por qué debería ser relevante cuando llevamos más de una década de siglo XXI. Pero, lo repito, esto puede que sea solamente mi fallida percepción y vuestra impresión puede ser, por supuesto, muy distinta.

A pesar de todo, recomiendo leer The Mirror Empire. Es una buena novela de fantasía épica y si os gusta el género estoy seguro de que la disfrutaréis. En otro caso, y si no tenéis problemas con las historias largas y complejas, creo que podréis muchas cosas difrutables en el libro. Y, si sois como yo, no particularmente fans del grimdark y con una tendencia a pensar que los libros de más de 400 páginas son innecesariamente largos, incluso en ese caso me atrevo a decir que, probablemente, deberíais leer The Mirror Empire si queréis manteneros al tanto de los libros más importantes en la literatura fantástica. Aunque no es exactamente mi tipo de libro, disfruté bastante de la novela de Hurley y estoy seguro de que la veremos en más de una lista de finalistas en los premios del año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada