jueves, 30 de octubre de 2014

Reseñas de cómics: Nailbiter y War Cry

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Nailbiter, de Sister Sin (Spotify, YouTube).

Tras varias lecturas no demasiado satisfactorias, al fin he encontrado un par de cómics que he disfrutado plenamente: War Cry, escrito por Jim Butcher e ilustrado por Carlos Gomez, y Nailbiter, con guión de Joshua Williamson y dibujos de Mike Henderson

War Cry es una historia situada en la popular saga de Harry Dresden. A pesar de las frecuentes recomendaciones de mis amigos (destacando las de Miquel Codony, que es un gran fan de la serie) todavía no he leído ninguna de las novelas, así que pensé que leer este cómic podría ser un punto de entrada más accesible. Sabía que podría perderme alguno de los detalles más sutiles (la historia se sitúa después de Dead Beat, que es el séptimo libros de Harry Dresden), pero esta novela gráfica es bastante independiente (incluye los cinco números de la mini-serie) y no tuve mayor problema para seguirla (y disfrutarla). De hecho, me ha hecho querer leer la saga lo más pronto posible, que es posiblemente la mayor alabanza que le puedo dar.

War Cry tiene un gran ritmo y está repleta de acción. Los cinco episodios se sitúan durante el asedio a una casa que contiene un objeto misterioso y abundan las escenas de lucha. Así que pienso que ha sido una muy buena decisión escribir la historia en formato cómic, porque se adapta perfectamente al contenido: menos desarrollo de los personajes y más orientada a la acción. La trama engancha desde un principio y los protagonistas, aunque un tanto estereotipados, son interesantes y carismáticos. El dibujo también es bastante bueno, especialmente las escenas de batallas, que son vívidas y claras. Las expresiones de los personajes parecen un poco forzadas en ocasiones y sus caras son demasiado angulosas, pero nada que sea especialmente problemático. La recomiendo si queréis para un buen y entretenido rato y, especialmente, si sois fans de la serie.

Nailbiter es incluso mejor que War Cry y, de hecho, es uno de los mejores cómics que he leído en mucho tiempo. Tenía muchas expectativas con este título porque la sinopsis era realmente llamativa (un pequeño pueblo que es el origen de DIECISEIS asesinos en serie distintos), pero las ha cumplido todas con creces. Tanto el guión como el dibujo son excelentes y se combinan para crear una increíble atmósfera de misterio y fascinación que hace que quieras leer páginas tras páginas (yo ya estoy esperando impaciente la siguiente entrega).

Este primer volumen de Nailbiter, que recopila los cinco primeros números de la serie, tiene giros sorprendentes, personajes interesantes, un maravilloso estilo cinematográfico e incluso algo de humor. Algunos de las escenas son un poco sangrientas, como se puede esperar de una historia de este tema, y puede que no sean del agrado de aquellos con estómago sensible. Pero en ningún caso los autores caen en mostrar violencia gratuita o sangre y vísceras sólo porque sí. En realidad, si os gustan películas como Seven o El silencio de los corderos (a las que el cómic presta homenaje explícito) os encantará Nailbiter. Muy, muy recomendado.

En resumen: dos novelas gráficas que, a pesar de ser muy diferentes la una de la otra, me han hecho para un rato excelente. War Cry es buena fantasía urbana con toneladas de acción y Nailbiter es un thriller apasionante con un toque sobrenatural y guión y dibujo sobresalientes. Recomiendo ambas obras, especialmente Nailbiter que es uno de los mejores cómics que he leído desde Locke & Key. Y eso es mucho decir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada