jueves, 14 de mayo de 2015

Prador Moon, de Neal Asher

Banda sonora de la reseña: Sugiero escuchar esta canción escuchando The Owl & The Pussycat, de The Bards (Spotify, YouTube).

Tras lo muchísimo que disfruté con Dark Intelligence hace unos pocos meses, me había quedado con unas ganas tremendas de seguir profundizando en la obra de Neal Asher. Sabía que, tarde o temprano, tendría que catar alguna novela anterior del universo de la Polity y que tuviera, por tanto, menor bagaje previo. Así que cuando vi que Prador Moon estaba disponible como parte de la subscripción de Scribd que estoy probando (y de la que espero hablaros dentro de poco), no lo dudé ni un segundo. El acierto ha sido, de nuevo, prácticamente pleno y esta novela confirma a Asher como uno de los autores a seguir inexcusablemente si os gusta la Space Opera. 

Prador Moon y Dark Intelligence tienen muchos elementos en común. Para empezar, y como decía arriba, ambas pertenecen al mismo universo, aunque Prador Moon narra sucesos acontecidos con bastante anterioridad. De hecho, cronológicamente está en primer lugar entre las novelas escritas por Asher en esta saga y es un estupendo punto de entrada a este fascinante y complejo universo. Por ejemplo, los Prador, temibles alienígenas que entran en guerra con la humanidad y que aparecen recurrentemente a lo largo de la serie, son presentados en sociedad por primera vez en este libro.

Así, esta novela nos permite explorar la maquiavélica pero fascinante organización social de los Prador, así como las bases económicas y políticas de la Polity, en especial su dependencia de las Inteligencias Artificiales, que son las únicas capaces de manejar la tecnología de los runcibles, complejísimos mecanismos de teleportación que se usan para transportar naves y mercancías. El universo desarrollado por Asher es muy rico y aunque parece que sólo es un telón de fondo para una historia de lucha de buenos contra malos, tiene también importantes implicaciones políticas y morales.

Los lectores familiarizados con Iain M. Banks o Peter F. Hamilton encontrarán, sin duda, muchas similitudes con estos autores en la obra de Asher. Sin embargo, creo detectar en el universo de la Polity algunos elementos particulares que lo diferencian de otras sagas de New Space Opera y que la hacen especialmente interesante y valiosa por sí misma. Por un lado, Asher hace un homenaje nada velado a las historias de la época pulp, con esos marines hormonados y esos alienígenas con forma de cangrejos gigantescos al más puro estilo de las mutaciones de las pelis de serie B de la era de la Guerra Fría. Por otro, todos estos elementos son tan exagerados, tan over the top, que no pueden tomarse más que como una parodia de esas mismas historias. Una parodia sumamente entretenida y hecha con notable cariño, eso sí.  

Y es que una de las grandes virtudes de Prador Moon, y una de las cosas que más he disfrutado de la novelaes la enorme cantidad de diversión que ofrece. Como ya sucedía en Dark Intelligence, Prador Moon tiene un ritmo endiablado, escenas de acción desde el primer capítulo, varias tramas en paralelo y constantes cambios de escena. Y de nuevo se demuestra el amor de Asher por las grandes naves, los cacharros tecnológicos y las armas de tremendo poder destructivo, que se juntan en espectaculares batallas espaciales y planetarias.

También me han gustado muchos los personajes, muy del estilo de los de Dark Intelligence, aunque quizá ligeramente menos desarrollados. Es particularmente interesante ver cómo muchos de los conflictos, tanto internos de los protagonistas como a nivel político, giran alrededor de la tecnología de los runcibles, un elemento que apenas tenía relevancia en Dark Intelligence pero que aquí es fundamental a todos los niveles (y que, por lo que he oído, sigue siéndolo en la mayor parte de la serie de la Polity). Para poder enfrentarse a la complejidad del mundo que les rodea, los personajes tendrán que aceptar transformaciones que no siempre les conducirán hacia donde ellos pensaban. Esta relación sumamente ambigua entre personas y tecnologías es uno de los aspectos de las obras de Asher que he leído hasta ahora que más me ha gustado, sobre todo porque está tratada desde una posición neutra pero suficientemente profunda como para que el lector saque sus propias conclusiones sin sentirse conducido por el autor.

En el apartado negativo, la prosa de Asher a veces no es todo lo fluida que sería deseable y, aunque el libro es corto, el vertiginoso ritmo hace que sea necesario interrumpir la lectura de vez en cuando para poder absorber toda la información. Además, la resolución me ha parecido un tanto brusca y quizá el libro hubiera necesitado unas cuantas páginas más para explorar algunos aspectos importantes. De hecho, mi impresión es que el foco está demasiado centrado en unos pocos planetas y en un puñado de personajes, aunque la guerra con los Prador se está desarrollando a una escala mucho mayor. Eso hace que se pierda una visión más global que hubiera sido de agradecer. Supongo que, aunque ésta es una novela independiente, esa visión se completará con lo narrado en obras posteriores situadas en el mismo universo.

En resumen, y a pesar de estos problemas menores, Prador Moon es una novela que he disfrutado casi tanto como Dark Intelligence y que recomiendo a todos los aficionados a la Space Opera y a la ciencia ficción de aventuras en general. Es una excelente introducción a la obra de Asher y al universo de la Polity, por lo que si estáis interesados en él os diría que no lo dudarais ni un momento y le dierais una oportunidad. Yo, por mi parte, estoy deseando echar el guante a las siguientes novelas de la saga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada