jueves, 20 de febrero de 2014

Entrevista con Benjanun Sriduangkaew

Hará cosa de un año leí el maravilloso "Courtship in the Country of Machine Gods". Me dejó completamente impactado. Desde entonces, Benjanun Sriduangkaew ha publicado muchas más historias excelentes, varias de las cuales van a ser incluidas en antologías como "Lo mejor del año" de Strahan y de Horton y Space Opera de Horton. Está claro que esta autora tailandesa es una de las voces más interesantes que han aparecido en el campo de la literatura fantástica en los últimos años. Así que es un honor y un placer para mí tenerla hoy contestando algunas preguntas sobre su trabajo. ¡Espero que os guste la entrevista! 

Odo: En tus historias usas elementos mitológicos junto con conceptos científicos avanzados y escribes tanto ciencia ficción como fantasía. ¿Piensas que las fronteras entre los géneros se están diluyendo? ¿Enfocas una historia de forma diferente cuando pretendes escribir ciencia ficción en lugar de fantasía? ¿O simplemente no te importan las etiquetas? 

Benjanun Sriduangkaew: Lo enfoco de forma diferente. En fantasía podrías tener eventos que afectan a un continente entero o a un cosmos, pero las posibilidades de la space opera tienen un encanto especial: tantos planetas como quieras, tantas culturas como quieras, ¡un potencial enorme para la variedad! Esto no quiere decir que la CF no pueda tratar historias individuales y personales o incluso mezclar lo personal y lo cosmológico. La obra de Aliette [de Bodard] trata ambas cosas, Ancillary Justice de Ann Leckie es, a la vez, una historia personal y que afecta a un imperio entero; cuando puedo, me encanta mezclar historias personales con sucesos que alteran por completo un universo entero. Cuando escribo fantasía, por el contrario, tiendo a no trabajar con consecuencias que afecten a una galaxia o incluso a un continente, y me inclino más a lo personal y lo tranquilo. Esto se debe a mis idiosincrasias como autora, no a las cualidades intrínsecas de los géneros.

Otra cosa que me interesa es la ubicuidad de la tecnología en la CF y sus implicaciones: estar conectado y online, el acceso a la sanidad y la educación, la velocidad de las comunicaciones. Podría escribir fantasía en la que la gente esté conectada por una red telepática global como un sustituto de estar online, pero eso requeriría sutileza y exposición, mientras que en la CF tener Internet o un equivalente se da por supuesto.

Sí, pienso que las fronteras entre los géneros se diluyen con frecuencia: ¡la existencia de una categoría como la fantaciencia ya es una prueba de ello! A veces introduzco en mi CF tecnología que es un poco de fábula, un poquito imposible. Hay un punto en el que establecer una línea de demarcación puede no ser útil o no estar al servicio del escritor. ¡Pero no estoy en contra de las etiquetas!: cyberpunk, CF bélica o space opera son descriptores útiles, y si pienso que crean las expectativas correctas en el lector es lo que primero usaré, como un resumen. Sólo que no es algo rígido.

Odo: En tu obra exploras temas como el género, la identidad, la herencia cultural... y lo que significan para las sociedades y los individuos. ¿Por qué crees que es importante escribir sobre estos temas? ¿Piensas que la ciencia ficción es especialmente adecuada para explorar estas ideas?

BS: La respuesta sencilla, creo, sería que estos temas son universales. C: Todo el mundo tiene una herencia, una identidad, una relación compleja que manejar entre el yo y la sociedad. 

Mi opinión es que la CF&F en todas sus formas tiene mucho que ofrecer en lo que se refiere a explorar estas ideas por su naturaleza permisiva. Llegué al género de forma oblicua, después de descubrirlo tarde, ya de adulta, en lugar de crecer con él, así que aunque me encantan los aliens y las naves espaciales, también tengo un profundo interés en los factores humanos: cómo la CF&F ofrece un campo de juego para todo tipo de experimentos mentales, especulación antropológica, histórica e incluso física. Te libera de tener que trabajar con las historias existentes si no quieres situar literalmente tu historia en nuestro mundo y también te deja considerar una historia alternativa si lo prefieres.

Odo: ¿Cuál es la situación de la literatura de género en Tailandia? ¿Por qué decidiste empezar a escribir en inglés?

BS: La ciencia ficción ocupa en Tailandia una posición extrañamente respetable, porque se tiene la idea de que si la escribes debes de ser bueno en ciencia. He tratado de explicar que no es el caso, ¡pero no me voy a quejar si deciden que debo de ser muy inteligente por ser capaz de escribir CF! Hay elementos de espiritualidad, terror y realismo mágico que tocan gran parte de nuestra literatura, cruzando las fronteras de los géneros, así que hay un poco de lo fantástico en todas partes.

Comencé a escribir hará unos tres años y la ficción corta parecía la opción obvia en la que probarme; cualquier cosa más larga parecía (y lo sigue pareciendo) increíblemente intimidante. Pero tratar de vender ficción corta a revistas tailandesas involucra procesos arcanos: ¡es realmente difícil encontrar directrices sensatas para enviar los manuscritos! Las revistas en inglés suelen tener directrices más claras sobre lo que quieren y cómo lo quieren. Además, quería practicar mi inglés y es difícil negar las ventajas de llegar a una audiencia más amplia.

Odo: ¿Piensas que los autores procedentes de países no anglófonos tienen más visibilidad en la ciencia ficción y la fantasía ahora que hace unos años? 

BS: Me temo que hace unos años no estaba familiarizada con el género; para cuando llegué, en 2012, escritores como Aliette de Bodard y Lavie Tidhar estaban ya muy establecidos y eran (¡justamente!) reconocidos. Ken Liu ya estaba traduciendo a autores chinos y la editorial Haikasoru de Nick Mamatas ya estaba sonando fuerte. Haruki Murakami y Sergey Lukyanenko estaban teniendo un gran éxito desde bastante tiempo atrás.

Odo: ¿Qué autores te han influido más? ¿Hay algún autor actual al que admires especialmente?

BSJunot Díaz, Jan Morris y A.S. Byatt me han influenciado desde hace mucho; inconscientemente, incluso antes de que pensara en empezar a escribir. En lo más inmediato (¡o en el campo que he elegido, por lo menos!) las influencias han sido más cercanas en el tiempo: Kameron Hurley ha afectado a cómo escribo sobre las mujeres y la brutalidad, Yoon Ha Lee me inspira para esforzarme a mejorar en mi ficción, y Ann Leckie me ha hecho considerar el género en la CF&F a través de un prisma nuevo. Aliette ha sido una guía de innumerables maneras.

Odo: Tu obra me parece muy visual. Por ejemplo, mientras leía "The Bees Her Heart, The Hive Her Belly" no podía evitar recordar el famoso cuadro de Dalí "Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar" una de las portadas de Jullie Dillon para Clarkesworld. ¿Pensaste en alguna de estas pinturas al escribir la historia? Y, en general, ¿de dónde sacas la inspiración para tus obras?

BS: ¡Madre mía! Esas pinturas son absolutamente maravillosas (¡tigres!) y la de Dillon es encantadora, la mezcla perfecta de elementos de CF y fábula que intentaba conseguir con esa historia... pero no, no conocía estas obras de arte. La sincronicidad puede ser mágica, aunque creo que a un montón de gente simplemente le gustan las abejas (me viene a la mente 'The Cartographer Wasps and the Anarchist Bees' de E. Lily Yu). En general, la inspiración me viene de sitios extraños, algunas veces de una frase mal escrita que produce un desajuste entre lo figurado y lo literal, a veces de una fotografía con una perspectiva distorsionada. En realidad, ¡casi cualquier cosa se puede convertir en una historia! Me encantaría decir que la inspiración me llega en momentos numinosos mientras paseo por el Puerto de Victoria o algo así, pero por desgracia eso no sucede demasiado. Mis fuentes tienden a ser más mundanas.

Odo: En tu blog dices que "Benjanun Sriduangkaew es una abeja", tu nick en Twitter es @bees_ja, has escrito la mencionada "The Bees Her Heart, The Hive Her Belly"... En serio, ¿qué tienes con las abejas?

BS: ¡Mi apodo es realmente Bee! En tailandés no significa nada, pero en inglés se convierte en un chiste bilingüe, lo que me complace enormemente. Además, las abejas son muy monas (¡cuando no te están persiguiendo!) y me gusta la idea de que representen la fuerza colectiva. ¡Bzzz!

Odo: También estás interesada en la fotografía y en el maquillaje, que consideras una forma de arte. ¿Qué similitudes y diferencias hay entre la literatura y otros modos de expresión artística?

BS: ¡Hurra! Hablar de maquillaje en una entrevista como escritora era una de mis mayores aspiraciones. ¡Es algo que debo celebrar y agradecerte por brindarme la ocasión! El maquillaje es algo en lo que hay ponerse manos a la obra, con la cara como si fuera un lienzo; construir un look (escogiendo el tono de la sombra de ojos, considerando la forma de los ojos o el ángulo de los pómulos) es muy parecido a organizar las palabras en una frase. El gradiente perfecto para el párpado que, además, hace juego con el lápiz de labios me satisface de la misma forma que una frase que sale bien, o que encajar los personajes y la trama. Maquillo a otra gente cuando puedo; cambiar la imagen de alguien (dentro de su zona de confort, por supuesto) puede ser fascinante, tanto desde mi punto de vista como desde el de ellos. ¿Quizás la literatura puede hacer algo similar con la perspectiva del lector? Remaquillando las ideas preconcebidas, por decirlo así.

Más en general, pienso que las artes visuales son más ¿inmediatamente gratificantes? Puede que haya más detalles de los que uno se da cuenta al hacer un examen más detenido, pero puedes decir si una pintura o una fotografía te atrae con un solo vistazo, cosa que es más difícil con un libro o incluso con un relato. Entre la fotografía y la escritura, sin embargo, creo que las palabras ofrecen un medio más flexible... aunque fotógrafos con mejor técnica y equipo que yo seguramente discreparán. C:

Odo: ¿En qué estás trabajando ahora? ¿Puedes darnos un pequeño avance de tus proyectos futuros?

BS: Estoy trabajando en una pieza de space opera más larga, que podría convertirse en una serie de novelas cortas enlazadas o en una novela; es difícil decirlo en este momento, aunque sé que está situada en el mismo escenario de 'Silent Bridge, Pale Cascade' y tiene la misma protagonista principal, la General Lunha. Estoy muy emocionada con ello y espero poder pasar la mayor parte de este año trabajando en eso. Tendrá un montón en común con 'Silent Bridge' pero también incorporará los aspectos extraños y de fábula de 'Bees'. ¡Las formas largas dan mucho más espacio para jugar!

Este año espero publicar siete nueve historias en varias revistas y antologías (Solaris Rising 3 y The Mammoth Book of Steampunk Adventures por nombrar dos) junto con varias reediciones. Y puesto que todo el mundo me ha estado pidiendo que escriba cosas más largas, una novela corta llamada Scale-Bright, fantasía contemporánea situada en Hong Kong. Es mi declaración de amor por la ciudad, entrelazando la mitología con el presente, con una joven cuyas tías son diosas y que se ve arrastrada a una antigua disputa entre dioses chinos, demonios-serpiente y un monje cazador de demonios. Saldrá a mitad de año en una editorial adorable.

Odo: ¿Dónde podemos averiguar más cosas sobre ti y tu obra?

BS: Me podéis encontrar blogueando en beekian.wordpress.com donde alterno artículos sobre maquillaje y sobre escritura. Mi bibliografía está aquí.  

Odo: ¿Quieres añadir alguna otra cosa?  

BS: ¡Probablemente ya he charloteado demasiado! Muchas gracias por invitarme a tu blog. Ha sido un verdadero placer. 

Odo: ¡Muchas gracias a ti por tus amables respuestas y por tu tiempo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada