jueves, 12 de febrero de 2015

Tres cómics: Mind the Gap, City on the Edge of Forever y Dark Engine

Banda sonora de la reseña: Sugiero escuchar esta reseña escuchando Hello de Lionel Ritchie (Spotify, YouTube). 

¡Es la hora de otra entrega de mis reseñas cortas de cómics! Hoy, comentaré brevemente mis impresiones tras la lectura de Dark Engine Volume 1: The Art of Destruction, Start Trek: The City on the Edge of Forever y Mind the Gap Volume 1: Intimate Strangers. El triste resumen es que, por desgracia, ninguno de los tres me ha gustado demasiado. 

El primer volumen de Dark Engine recopila los números del uno al cuatro, escritos por Ryan Burton e ilustrados por John Bivens. Cuando leí la sinopsis (que incluye alquimistas, magia y viajes en el tiempo) me pareció muy intrigante, pero la verdad es que he quedado muy decepcionado con el contenido real del libro. La trama es poco clara y nada interesante y el dibujo no ayuda a seguir la historia: confuso y de colores oscuros, no es para nada de mi gusto. No puedo recomendarlo en modo alguno y no tengo la más mínima intención de leer el siguiente volumen. 

The City on the Edge of Forever es, al parecer, uno de los episodios más famosos de la serie original de Star Trek TV (de hecho, ganó el Premio Hugo en 1968) y este cómic publicado por IDW es una adaptación en cinco números del guión escrito por Harlan Ellison. Con estas credenciales, tenía muchas expectativas puestas en el cómic, pero una vez más me he visto defraudado.

Nunca he sido fan de Star Trek (sólo he visto un par de películas y algún episodio suelto aquí y allá) y éste cómic es un perfecto ejemplo de por qué. La trama de The City on the Edge of Forever es justo lo contrario que Dark Engine: simple, inocente y predecible. El dibujo de Juan Ortiz y J.K. Woodward es excelente, pero eso no compensa la insulsa historia. Recomendada sólo para los más trekkies de la casa, me temo. 

Mind the Gap, guionizado Jim McCann e ilustrado por Rodin Esquejo, es el mejor del grupo, pero tampoco como para tirar cohetes. Tenía ganas de leerlo porque me encanta el trabajo de Esquejo en las portadas de Morning Glories y, de hecho, la sinopsis de la serie parecía indicar que se trataba del mismo tipo de historia de misterio con un toque sobrenatural. Esquejo sin duda cumple con lo esperado (aunque hay algunas expresiones faciales un poco raras en algunos sitios y la composición de las páginas es algo rígida) pero la trama es sólo regulera.

Para ser un libro cuyo fuerte es crear misterio, el ritmo es demasiado lento y algunos conflictos y giros de la trama están más bosquejados que realmente plasmados, lo que hace que la historia sea demasiado blanda. Este volumen sólo recopila los primeros cinco números y en los últimos la trama parece estar algo más centrada, culminando el quinto episodio con un interesante cliffhanger. Aunque sólo sea por eso, creo que le daré una oportunidad al siguiente volumen, pero no está en un lugar muy alto entre mis prioridades.

En definitiva, tres cómics que me han decepcionado por distintas razones y de los que creo que se puede prescindir sin miedo a perderse nada especial. Mind the Gap tiene potencial, así que igual queréis echarle un vistazo a ver si os llama la atención, pero advierto que no es nada del otro jueves. Espero tener más suerte con los próximos cómics que lea.

(You can also read this review in English/También puedes leer esta reseña en inglés)       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada