jueves, 26 de noviembre de 2015

Cuatro novelas cortas de Tor.com

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando The Ecstasy of Gold, compuesta por Ennio Morricone para la banda sonora de El bueno, el feo y el malo (Spotify, YouTube).

Hace un par de mes, Tor.com inauguraba su colección de novelas cortas. Desde entonces, he aprovechado todas las oportunidades que he tenido para leer (o escuchar) las distintas obras que han ido publicando y, con una única excepción hasta el momento, la verdad es que la experiencia ha sido francamente satisfactoria. Hoy quiero hablar, brevemente, de cuatro de estas novelas cortas, pero tened por seguro que no será la última vez que esta colección pase por Sense of Wonder.

La primera de las novelas cortas por la que me decidí fue The Last Witness, de K.J. Parker, un autor que raramente decepciona y que en esta obra, está a la altura de lo mejor de su producción. La historia, aunque no se dice explícitamente, parece situada en el mismo mundo que algunos de sus relatos más famosos y nos presenta a un protagonista que posee el poder de borrar recuerdos de otras personas. Esta capacidad, que podría a primera vista antojarse no demasiado útil, le sirve para ganarse la vida con distintos "encargos" que a veces rozan lo ilegal.  Pero uno de eso trabajos le traerá consecuencias no esperadas. 

Parker hace gala de su habitual prosa llena de humor e inteligencia, que hace que las páginas se pasen casi sin que uno se dé cuenta. A esto se unen una trama que se va complicando poco a poco, con giros sorprendentes e intriga hasta el final, personajes moralmente muy ambiguos y un más que interesante uso del poder mágico del protagonista, para completar una de las mejores novelas cortas del año. Muy recomendada. 

Nada más terminar The Last Witness, aún con un excelente sabor de boca, comencé Binti, de Nnedi Okorafor. Quizá haya sido por el contraste o porque de esta autora siempre me espero grandes cosas, pero la historia me resultó francamente decepcionante. La trama es simple y previsible, con un tono excesivamente juvenil y una protagonista principal con la que me ha sido imposible identificarme. Es cierto que la raza de alienígenas que se nos presenta en Binti es bastante interesante, pero no resulta suficiente para salvar una obra que creo que es mejor evitar. 

Radicalmente diferente es The Builders, de Daniel Polansky, un autor al que no había leído hasta ahora y que ha resultado ser una de las sorpresas más agradables de los últimos tiempos. Esta novela corta nos presenta una historia de venganza en un entorno que recuerda a los westerns más clásicos y con animales de distintas clases (ratones, tejones, búhos, serpientes, armadillos, mofetas...) como protagonistas. Sí, sé que no suena demasiado atractivo, pero creedme, The Builders es una auténtica gozada de principio a fin. La trama no brilla por su originalidad, pero Polansky lo compensa con creces con una forma de narrar que atrapa desde la primera página.

The Builders está repleta de aventuras, humor (muchísimo humor) y protagonistas carismáticos. Es especialmente destacable la habilidad del autor para dotar a cada uno de los personajes de una vez particular y perfectamente distinguible, cosa que se hace aún más notoria en la absolutamente extraordinaria narración de Oliver Wyman (en vez de leerla, escuché esta obra en formato audiolibro y os recomiendo encarecidamente que hagáis lo mismo si tenéis la oportunidad). Me pasa pocas veces, pero The Builders es una de esas historias que hubiera querido que durara mucho más para poder seguir disfrutando. No os la perdáis.

Finalmente, Sunset Mantle, de Alter S. Reiss, es otra obra de fantasía, pero en este caso más cercana al subgénero épico o a lo que podríamos denominar fantasía bélica. El enfoque es muy clásico: soldado veterano que se ve traicionado pero mantiene sus ideales y sigue luchando por sus principios. En la trama se entremezclan batallas y discursos sobre el deber y el honor con una historia de amor un tanto inverosímil pero bonita, sin que Reiss ofrezca nada que desentone pero tampoco nada especialmente memorable. Una novela corta sólida y con oficio, que se deja leer con agrado y cuyo principal problema quizá sea que se toma demasiado en serio a sí misma. No la puedo recomendar tanto como las de Parker o Polansky, pero si os atrae el argumento creo que no os arrepentiréis de darle una oportunidad.   

En definitiva, un muy buen comienzo para esta andadura de Tor.com en el formato de las novelas cortas, al menos a tenor de la muestra que he podido catar hasta ahora. Os recomiendo especialmente que os hagáis con The Last Witness, de K.J. Parker, y con The Builders, de Daniel Polansky, ésta última en versión audio para mejor disfrute, y que os mantengáis atentos a todo lo que vaya saliendo en esta colección. Yo, desde luego, no le quitaré ojo de encima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada