viernes, 16 de septiembre de 2016

The Fifth Season, de N.K. Jemisin

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Fifth Season, de Sacrilege (Spotify, YouTube).

No me cansaré de repetir lo maravilloso que resultó el año 2015 para la literatura fantástica y, de hecho, he dedicado varios posts a destacar las obras que más me gustaron el año pasado, tanto en novela como en formatos más cortos. Pues bien, si volviera a escribir esa lista ahora que he podido leer (escuchar, para ser exactos) The Fifth Season, de N.K. Jemisin, tendría que reservarle un sitio en los puestos de honor. 

No sabía muy bien qué esperarme de esta novela. La sinopsis no me acababa de convencer y mi anterior experiencia con la autora no había sido del todo satisfactoria. Pero las recomendaciones de Miquel Codony y, sobre todo, de Alexander Páez, unidas al nunca desdeñable hecho de que se alzara hace pocas semanas con el Premio Hugo, me hicieron vencer mis reticencias y darle una oportunidad. Y, simplemente, me ha encantado. 

La primera cosa que llama la atención en el libro es el original y trabajadísimo worldbuidling. En el mundo de The Fifth Season algunas personas, llamadas orogenes (o, derogativamente, roggas), son capaces de controlar la energía del suelo y las rocas, pudiendo estabilizar zonas de movimientos sísmicos, por ejemplo, pero también provocar terremotos o hacer explosionar volcanes, algo por lo que son temidos y odiados. Esta idea, que en principio no parece dar juego más allá de algunas escenas pirotécnicas, es explorada y explotada por Jemisin de forma absolutamente magistral.

Por un lado, se nos muestran los distintos "poderes" de los orogenes, cómo están organizados según sus capacidades y su destreza, cómo se entrenan y perfeccionan sus habilidades y, especialmente, cómo el mal uso de ese talento puede causar desastres naturales de alcance planetario. En este sentido, la novela recuerda un poco a las obras de Brandon Sanderson, con esos sistemas de magia tan originales y elaborados que siempre reservan alguna sorpresa cuando el lector ya cree que se han agotado todas sus posibilidades.   

Por otro, y ésta es la parte más interesante sin duda, Jemisin utiliza el miedo que los humanos "normales" tienen a los orogenes, para explorar temas como el racismo, la segregación y los prejuicios. Uno de los elementos del worldbuilding que mejor trabajados están es la relación entre los roggas (nombre, evidentemente, nada casual) y sus guardianes, así como con otros tipos de seres que no mencionaré para no estropear nada a quien aún no haya no leído el libro. Baste decir, pues, que Jemisin se une a la mejor tradición de la literatura especulativa al utilizar un mundo imaginario y fantástico para analizar problemas muy reales y completamente actuales. 

También debo destacar la excelente estructura de la historia, que está dividida en tres subtramas distintas (salpicadas de algún interludio y de citas de documentos históricos del mundo de The Fifth Season), una de ellas narrada en segunda persona, que se conectan de forma inesperada una vez se va acercando el final de la novela. Es cierto que alguno de los giros se puede ver venir desde unos capítulos antes, pero eso no le resta un ápice de mérito a una labor de engarce que Jemisin realiza con paciencia de artesana. A ello ayuda, claro está, una cuidadísima prosa, llena de sonoridad y cargada de sentimiento. Aquí debo mencionar también que la narración de Robin Miles es absolutamente maravillosa y consigue, desde la primera frase, evocar perfectamente la atmósfera del universo creado por la autora. Excelente. 

En cuanto a los aspectos negativos, he oído a algunas personas comentar que el ritmo es lento o irregular. No comparto del todo la opinión, pero sí es cierto que en esta primera entrega, muy centrada en las historias de los personajes principales, no se desvela casi nada de los misterios principales que se van planteando (¡esos obeliscos!). Quizá eso pueda echar para atrás a algunos lectores, pero a mí, personalmente, lo que me ha provocado es unas ganas tremendas de leer las continuaciones. 

En definitiva, The Fifth Season es un libro que me ha encantado de principio a fin y que recomiendo totalmente. Incluso antes de terminar escucharlo ya me había comprado The Obelisk Gate y estuve tentado de comenzar con él de inmediato nada más terminar la primera parte, algo que iría en contra de mi sagrada regla de jamás leer dos libros seguidos del mismo autor. Los que me conocéis sabéis que eso para mí son palabras mayores, así que podéis haceros una idea de lo mucho que me ha gustado. No lo dejéis pasar. 

5 comentarios:

  1. Este libro ya me ha entrado por los ojos como a ti, por tanta recomendación. Lo que les escuche del libro y por alguna reseña mas que he visto sé que me va a gustar, sobre todo por ese interesante mundo que describes. Y bueno si casi rompes tu regla sagrada de no leer dos libros seguidos del mismo autor, es para pensárselo poco :)

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que te va a gustar. Y aún tengo pendiente el segundo, pero no tardará en caer :)

    ResponderEliminar