lunes, 22 de junio de 2015

The Annihilation Score, de Charles Stross


Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Cassilda's Song, de The Lindbergh Baby (Spotify, YouTube).  

Me canso fácilmente de las series largas de libros (y a veces una trilogía ya me parece larga) y normalmente no me gusta, con algunas excepciones, la fantasía urbana. Así que podéis deducir de mi ansiedad por leer cada nueva entrega de The Laundry Files, de Charles Stross, que la saga es realmente buena. 

Una de las cosas que más me gustan de estas novelas es que Stross añade nuevos elementos con cada historia. Cada libro ha introducido algo diferente, comenzando con los tropos más evidentes de las historias de lo oculto, lo supernatural y lo lovecraftiano pero también expandiendo el universo de modos insospechados. Por ejemplo, en la estupenda The Rhesus Chart vimos vampiros por primera vez en la serie. Y en The Annihilation Score es la hora de los superpoderes y los superhéroes.

Aunque debo decir que no estoy convencido de que el autor haya explotado completamente las oportunidades de tener a su disposición un equipo de superhumanos (algunos de los cuales resultan realmente laterales en la trama y aparecen en sólo unas pocas escenas menores), sí que ha he hecho un gran trabajo integrando la posibilidad de la existencia de superpoderes con los elementos paranormales ya existentes. Stross se centra más en las consecuencias del surgimiento de humanos superpoderosos para el status quo (especialmente en lo que concierne a la administración de sus talentos y el mantenimiento del orden social) que en la acción y las escenas de lucha, pero creo que los lectores de la serie apreciarán cómo todo encaja con lo que sabemos de anteriores novelas.

Otro cambio interesante es, por supuesto, que la protagonista principal de The Annihilation Score es la Doctora Dominique O'Brien, esposa de Bob Howard y uno de los personajes más interesantes de la saga, en lugar del propio Bob. Tenía mucha curiosidad por ver los cambios que Stross tenía que introducir en la voz del narrador en primera persona en esta nueva novela, y tengo que decir que lo ha clavado. Mo es, como personaje, completamente diferente de Bob, pero mantiene buena parte de la ironía y la inteligencia que nos esperamos en The Laundry Files (yo, como buen geek, he echado de menos a Bob, pero ése es otro tema):
My name is Mo; that's short for Dominique O'Brien. I'm 43 years old, married to a man who calls himself Bob Howard, aged 38 and a quarter. We are currently separated while we try to sort things out - things including, but not limited to: my relationship with my violin, his relationship with the Vampire Bitch from Human Resources, and the End Of The World As We Know It (which is an on-going work-related headache).
Los aspectos sorprendentes de The Annihilation Score no se acaban, sin embargo, con los superhéroes y la nueva protagonista principal. De hecho, lo que más me gustó de la novela fueron las referencias a las historias de Robert W. Chambers y, muy especialmente, el protagonismo de Lecter, el misterioso violín blanco de Mo. Además, en los capítulos finales Stross consigue reunir todos los elementos en una inesperada pero satisfactoria conclusión que deja, una vez más, las espadas en todo lo alto para el siguiente volumen de la serie, que yo ya espero con impaciencia.

Mentiría si dijera The Annihilation Score es mi entrega favorita de The Laundry Files y, en mi opinión, palidece un poco en comparación con la excelente The Rhesus Chart. Pero, globalmente, es una novela sólida que añade a la serie algunos elementos frescos y muy interesantes. Si habéis seguido la saga, vais a querer leerla. Pero, por supuesto, eso no es, ni muchísimo menos, una noticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada